STEPHANIE ZREINEH

MISIONES

aa¡Estoy muy emocionada de anunciar que se me ha dado la increíble oportunidad de servir en Latinoamérica! Para aquellos de ustedes que no conocen mi historia, hace unos 7 años, mientras yo estaba en la universidad, el Señor comenzó a cambiar mis planes y me habló sobre el ministerio de tiempo completo. Específicamente, comenzó a agitar mi corazón por las misiones mundiales. Verá, al crecer, siempre me encantó aprender sobre diferentes culturas, lugares y personas, pero nunca quise ser una “misionera”. Bueno amigos, ¡nunca digas nunca!

Había estado en varios viajes cortos aquí en América, en Eurasia y España, pero nunca esperé que Dios me diera una carga tan profunda y me llamara a ir en un contexto más largo.

En el 2017, comencé el proceso para servir en el extranjero durante unos años, sin embargo, las circunstancias y las dificultades de la vida me impidieron hacerlo. En última instancia, no era el momento de Dios para que yo caminara en lo que Él me había dicho hace tantos años, pero tenía la esperanza de que si el Señor realmente me llamaba a hacerlo, abriría un camino en Su tiempo.

Al perder mi trabajo debido a Covid este verano, comencé a orar sobre lo que vendría después en mi vida y específicamente le pregunté al Señor si ahora era el momento para las misiones. Loco, ¿verdad? ¿En una pandemia? Bueno, el Señor respondió … y de esa manera, me quedé sin palabras. Ojalá pudiera enumerar todo lo que ha sucedido este año y cómo Dios se ha estado moviendo y hablando, pero sepa, no se puede negar que la mano de Dios está sobre todo esto. Incluso hay otras cosas en el ministerio que me han apasionado durante años, pero que no he podido hacer, sin embargo, ahora tengo la oportunidad de ser parte. ¡Incluso en los detalles más pequeños, Dios ha mostrado Su fidelidad!

El pastor Harold habló recientemente sobre el propósito de la espera: hay un tiempo o una temporada de espera, desde sembrar la semilla hasta ver la cosecha. Dios había plantado la palabra (o semilla) en mí hace años, pero para que yo pudiera ver la promesa de ir (o la cosecha), el Señor necesitaba refinar más áreas de mi carácter, enseñarme más sobre Él y prepararme para lo que Él imaginó para mi vida y ministerio.

Si hubiera podido ir entonces, no estaría donde estoy hoy. Nunca imaginé hace 2 años cuando Dios me llamó a Hosanna, una jovencita, que apenas sabía hablar un poquito de español, estaría aquí, teniéndo la estaría aquí, teniendo la oportunidad de ser las manos y los pies de Jesús y compartir Su amor en América Latina.

Si bien puedo ser la primera persona en ser enviada, estoy orando y creyendo que Dios está llamando y levantando a otros aquí en Hosanna para que vayan y prediquen el Evangelio a las naciones y sean luz en las tinieblas.

Estoy muy agradecida y honrada de que el Señor y los pastores Harold y Elena me hayan confiado la representación de Hosanna Woodlands.

Como dice Isaías: “Aquí estoy, envíame”.

Todo por Él. Todo por él.

AYÚDANOS A CUMPLIR EL OBJETIVO

RECAUDADO

OBJETIVO

 

CONTACTO

Correo:
info@hw.church

Para Peticiones de oración:
Escribe ORACION al 97000

Servicios:
The Woodlands High School

6101 Research Forest Dr. The Woodlands, TX 77381

Dirección de Oficina:
16753 Donwick Dr. Suite A7 The Woodlands, TX 77385

Teléfono de Oficina:
(936) 224-4954‬